27/11/14

Compromiso y soledad




Hace casi dos décadas me veía obligado a defender en debates y tertulias que nada de lo humano es ajeno a la poesía. Etiquetado inmediatamente, me veía obligado a defender el compromiso de quien aspire a escribir poesía con la búsqueda más rigurosa y autoexigente de la forma.
Han cambiado muchas cosas desde entonces. Nos damos de bruces con los lodos que vienen de aquellos polvos. Retornan a un primer plano las preocupaciones sociales. ¿Cómo no? Aparecen colectivos que editan su indignación.
Todo normal, incluso previsible, si no previsto.
Algunos seguimos solos. Afortunadamente hay compromisos que han de ser personales, que no pueden dejarse a merced de los vientos, ni de las corrientes.


LA POÉTICA DE LOS PANERO. ÁNGELES CON ALAS DE PLOMO


PARTICIPAN: VICTORIA ALONSO, MANUEL FUENTES, JUAN CARLOS ELIJAS

COLABORAN: JORGE ACEBO CANEDO, CRISTINA SANTIAGO,
MARIBEL TORRES, MIGUEL ZANÓN

VIERNES 28 DE NOVIEMBRE. 17, 30h
SALA D’ACTES DE L’AJUNTAMENT DE TARRAGONA.


Leopoldo Panero (1909˗1962) fue un poeta nacido en Astorga (León) que recibió la república con insignia de plata en forma de hoz y martillo. Durante la guerra fue encarcelado y acto seguido pasó a alistarse en las tropas rebeldes. Hasta su muerte representó la cultura oficial de la dictadura, por ejemplo, como director del Instituto español en Londres (fue destituido por sospechoso de amistad con exiliados), o en dos giras por Hispanoamérica, y fue Premio Nacional en 1950 con Escrito a cada instante (1949).
En 1976 Jaime Chávarri estrena El desencanto, un documental de culto en el que la viuda Felicidad Blanc (1913 –1990) y los hijos Juan Luis (1942˗2013), Leopoldo María (1948˗2014) y Michi (1951˗2004) muestran de manera descarnada su experiencia como integrantes de una peculiar familia, tomando como referencia la figura del padre. Los dos primeros han publicado una considerable obra poética a lo largo del tiempo y Michi fue considerado siempre el Bartleby de la familia, el escritor sin obra.
Ricardo Franco rodó Después de tantos años (1994) con los tres hermanos, una vez fallecida Felicidad. De ambas filmaciones se desprende la idea reiterada por los Panero de que constituyen un «fin de raza». Y así fue.
Por una razón u otra, los participantes en este acto trataron fugaz o intensamente a los hermanos Panero. Manuel Fuentes (especialista en la poesía de la revista Escorial, editada desde 1940 a 1950, por la Falange) atendió a Juan Luis en su visita a Tarragona para una lectura poética en la Universidad, Juan Carlos Elijas visitó a Leopoldo María en el manicomio de Mondragón (inició su larga aventura por psiquiátricos a lo largo de la geografía española en el Pere Mata de Reus) para una entrevista publicada en El Periódico de Catalunya y Victoria Alonso, alcaldesa de Astorga y médica, atendió profesionalmente a Michi en los últimos años de vida.
Una vez muerto el último de los Panero, se decidió que podría resultar interesante establecer esta especie de mesa redonda, desde varias perspectivas, al respecto de lo que pudo haber significado la existencia de esta familia vinculada a la literatura en el panorama lírico, y se leerán algunos poemas.
A ello se añadirá una breve proyección preparada por Jorge Acebo Canedo, una valoración desde el punto de vista psicoanalítico de Leopoldo María en relación con su obra a cargo de Cristina Santiago, y podrán apreciarse temas en directo de los Rolling Stones (Leopoldo María dedica su opera prima a esta formación musical) a cargo del dúo Rest 'n' peace compuesto por Miguel Zanón y Maribel Torres.

19/11/14

Naciste clavo



Naciste clavo, ama los martillos.





De No hay cosa más rica. Inédito.

18/11/14

Sonetos a Simeonova


“Sonetos a Simeonova consiste en un breve cancionero de veinte sonetos de inspiración petrarquista con algo de retranca. Una sátira blanca elaborada ex profeso en homenaje a P.V., poeta de Lamazón, amigo del autor, miserable amante que fue abandonado por su cruel amada Simeonova en plena crisis económica durante los primeros años del siglo xxi. El poemario describe en un primer libro la relación mantenida cuando la abundancia se traducía en felicidad, y en un segundo libro ˗una suerte de iter movie˗ trata de la firme resolución ˗tras la persuasión del amigo˗ de salir a buscarla por esa Europa desconocida, Danubio arriba y abajo, única pista a seguir con la que cuenta”

16/11/14

PASEANTES

Atardezco con Aranguren, poeta. Me regala su último libro de poemas, magnífico, como todo los que ha escrito. Paseamos, a paso lento, casi mediterráneo. Vamos mirando a la gente que pasa, su porte, su andar, su existir. Nos alegramos de que la vida fluya, de que las gentes vayan y vengan, de que los amantes se amen y los odiantes se odien, que es lo suyo. Nos sorprendemos de cosas menudas e inciertas, que suceden sin que les demos mayor importancia: el paso ligero de un adolescente, el cansado de un anciano, el grito de un vendedor, el pequeño salto de un gorrión, las hojas que van cayendo sin saber la importancia de su acto. La ciudad, en abstracto, no es más que esa suma de pequeños detalles, sin los cuales la vida sería un poco más amarga.
Seguramente, es el paseo la forma más pobre de viaje. Para Walter Benjamin, sin embargo, era la metáfora de la propia experiencia. Uno sale a pasear, cuando lo hace solo, sin ninguna pretensión, ningún plan urdido. Sale a salir, abierto a cualquier posibilidad, a cualquier encuentro con otras personas, que son instantes que se roban a la monotonía diaria. Luego, más tarde, se recuerda cada gesto, cada baile de labios, el juego de manos; y se cuenta, no como algo anodino o superficial, un encuentro más, sino como algo que aportó el tesoro de la fraternidad.
Pasear por la ciudad no tiene ahora el significado de ver y dejarse ver, que tanto gusta a los que predican el cuidado de sí mismos y el olvido de los demás; sino el de mirar con ojos ligeros y buscar la profundidad de otras miradas. Poca gente se mira a los ojos, por pudor o por miedo a lo que el otro esconde, ni se sienta en los bancos a comentar que la tarde ha quedado bonita y que las palomas vuelan y que el viento ha quedado atrapado en una sabana.
Atardecemos Aranguren y yo en una larga travesía por la ciudad Paseamos para pensar y luego poder hablar sin prisa sobre lo pensado. Intentamos levantar las losas que aprisionan los conceptos y las dejamos abandonadas, así sin más, a la intemperie. Paseamos por placer, no por necesidad o prescripción facultativa. Coincidimos en que se está perdiendo el gusto por la palabra. Yo le regalo una: “calendario”. Él me devuelve otra: “almanaque”. Discutimos sobre la propiedad o impropiedad de cada término. No significan lo mismo, pero ambos son la mano que usa el tiempo para advertirnos. Nos demoramos. Cansados, nos sentamos en una terraza. Llueve.

El Diario Vasco, 15 de noviembre de 2014

 

Problemas y listos






Consideraría inteligente (listo, en el buen sentido, es el que bien se adapta a unas circunstancias) a quien reconoce todas las implicaciones del problema, incluyendo su propia mirada, quien es capaz de abordarlo constructivamente desde todas las perspectivas posibles sin ignorar las causas que lo producen. Muy inteligente sería quien consiguiese mitigar o solucionar el problema, especialmente si para ello es capaz de abrir nuevas veredas y no limitarse a desbrozar las viejas, o a contentarse “con la solución favorita” que convierte en capcioso su planteamiento.


15/11/14

El listo







El listo, calle o grite, intenta fundamentalmente ocultar que forma parte del problema.



14/11/14

Fallece Alexander Grothendieck





Dado el declive en la ética científica, participar en el juego de los premios significa aprobar un espíritu que me parece insano.

4/11/14

Habitar oralmente el mundo. Documental





Proyección del documental "José Luis Giménez-Frontín: Habitar oralmente el mundo", dentro de los actos de la Tardor literària.

Viernes día 7 de noviembre, a las 7 de la tarde, en la Sala de Actos del Patronat de Turisme (Antic Ajuntament - c/ Major, 37

Obra dirigida por Jorge Acebo Canedo y Juan Carlos Elijas.