30/6/12

Bulerías










Versos de Rafael Alberti, de José Agustín Goytisolo y de Federico García Lorca.

No quiero cantar a un montón de sal




En París hay un público que exige calidad a nuestros músicos de flamenco. Aficionados minuciosos, escuchan como si fuesen taurinos del compás sentados en el tendido siete de la plaza de Las Ventas. A ellos se enfrenta, con su traje musical más clásico -tiene otros de corte galáctico-, un veterano de veintisiete años: Francisco Contreras, Niño de Elche. Sale al ruedo en compañía del buen guitarrista Francisco Vinuesa, a quien jalea con una consigna insólita: “¡Sensibilidad!”. Se entiende por qué el cantaor, de gestos sobrios y bellos, rechaza los micrófonos. Lo primero que nos impresiona es la voz. Ha aprendido limpieza vocal al lado de Calixto Sánchez y le añade unos filamentos trágicos de Camarón de la Isla. Ya pueden embestirlo los cantes grandes o chicos. Se atreve con todas las faenas y hace su lidia de soleás, tientos-tangos, una bulería para que las palabras de Rafael Alberti reencuentren a Federico García Lorca. Como animal que prepara alguna acometida, sus pies escarban la superficie de los ritmos y, de repente, en los momentos de mayor desgarro, la sangre se le agolpa en el rostro. Las pausas son un calambre entre los espectadores. Bromista culto, Francisco Contreras rememora a un poeta que buscaba el toro de ojos verdes, y después da la puntilla a cualquier arte alejado de lo humano: “No quiero cantar a un montón de sal”. Al final del concierto, en París se dice que con Niño de Elche ha nacido una seriedad artística. “Especialmente un maestro del matiz”, susurro en el callejón.





El Cultural, Publicado el 29/06/2012




29/6/12

Poblar la soledad



Quien no sabe poblar su soledad, no sabe tampoco estar solo en una multitud atareada.




Platja Llarga Foto J. A. Hdez

27/6/12

Maneras de vivir




Por todas partes el hombre mismo es el estorbo peor para su destino de hombre.


21/6/12

A los mineros





Para recordar a algunos lo que ha sido este trabajo y las circunstancias en que se desarrolla aún hoy en ciertos lugares.

Para denunciar la explotación y el maltrato de todos los niños del planeta, en una época en que tantos derechos humanos siguen siendo papel mojado en realidad.

Para vindicar la cultura, la poesía, la canción, la educación, la palabra… como herramientas legítimas de los que sufren, frente a la fuerza y la violencia de la injusticia.

Dejémosles la violencia como patrimonio a quienes viven por y para la injusticia. Enarbolemos la razón y la palabra como nuestras señas de identidad, hasta desarmarlos. Vamos despacio porque vamos lejos.

Comprendo perfectamente ese tono de orgullo con que se suele decir: mi padre es minero. Ante este panorama social, en el que tantos vividores a costa del sudor del de enfrente siguen ciegos a la angustia, siguen encapsulados en su propia usura... Yo también digo: mi padre fue minero.








Por los mineros, por su dignidad



Antes de acabar con el futuro y el presente de sectores de trabajadores, familias y comarcas como las que viven de su sudor y se dejan la vida y la salud en tantas ocasiones, antes de juzgar la viabilidad de su sustento diario...
¿Por qué no juzgar la viabilidad de los que se enriquecen especulando sin escrúpulos, generando situaciones como la crisis financiera?
¿Por qué no negar el futuro y el presente de todos cuantos se lucran ilegalmente con el dinero de todos?
¿Por qué no negar el pan y la sal a los que, en lugar de cumplir con los compromisos para los que han sido elegidos, se dedican inmediatamente a hacer lo contrario de lo que prometieron?

Entonces se podrían comprender, quizá, los sacrificios; se podría comenzar a hablar de compartir las consecuencias de una crisis que no han provocado quienes trabajan o sólo quieren trabajar honradamente. Nunca antes.


15/6/12

Olvídate


El País 12 de junio de 2012

12/6/12

¿Qué hacer?






¿Qué hacer? De crecimiento hablemos



Hace unos días, víctima de la obsolescencia programada, fui a unos almacenes de complementos para coches. Necesitaba recuperar uno viejo para sustituir al que aún no he terminado de pagar, por el cual no me dan ni lo que cuesta el arreglo de medio motor que se ha de cambiar en bloque, no por piezas, conforme a la dinámica diseñada para el consumismo (quien esté libre de pecado…). Me crucé con un grupo de antiguos aficionados a tunearse y a tunear sus coches. Al pasar a su lado escuché:
- “Puta crisis. ¡Si tuviera pasta me lo compraría todo!”
¿Para eso servirá salir de la crisis o buscar alternativas al actual funcionamiento de las cosas? De crecimiento hablemos, o de decrecimiento, si así lo deseamos. Pero hablemos todos. Y de otro crecimiento que el meramente económico.

¿Qué hacer? Afortunadamente las respuestas del estratega ruso caducaron, incluso para los que no quieren admitirlo y pretenden demoler muros a cabezazos para volver a construir los suyos.
Manuel Rivera, amigo editor y poeta, se extrañó hace años de mi sincera respuesta:
- No lo sé. No sé lo que quiero, mas sé lo que no quiero, y no es poco.
Amigos que no entendían las preocupaciones que transmitía en mis líneas, comparecen en las plazas y en las calles ante la brutal vigencia de unas contradicciones que sólo permanecían bien camufladas. Hoy los poetas volvemos a toparnos de bruces con la realidad y, como en otras épocas, el peso de la urgencia puede escorar las naves.
Reconozcamos que no es imprescindible ir a remolque de las circunstancias, ni arracimados en torno al oportunismo, ni como cabeza de ratón, ni como cola de león...
Comenzar por reconocer que las viejas respuestas ya no sirven sería un primer paso. El segundo, admitir que no tenemos ni existen respuestas absolutas, universales, por más que religiones e ideologías sigan cumpliendo sus funciones.
Esta situación, que tiene, como todas, su reflejo interior, puede vivirse con ansiedad y, como consecuencia, se manifiesta la tendencia a sumarse a uno u otro redil. Así, algunos se aferran y otros cambian, de un extremo a otro si es preciso. No es tan sorprendente, desde esta perspectiva, el ascenso de la extrema derecha entre ciertas bases sociales francesas.
Situaciones con ciertas semejanzas se han vivido en otros momentos históricos, quizá sin tanta virulencia, por la muerte de más de un dios y más de un profeta laico. Sin embargo, con todos sus riesgos evidentes, la actual constituye una condición de posibilidad (veremos si aprovechada o no) para el surgimiento de nuevos sueños (esperemos que sin monstruo en el vientre).
Este surgimiento se produce a partir de una contribución colectiva, quizá imbricando diferentes paradigmas (social, ecológico, intercultural, pacifista…) con aportaciones desde los diversos sectores.
Por otra parte, se abre camino el convencimiento de que no habrá suficiente con unos cambios estructurales, sean cuales fueren, mientras no vayan acompañados de cambios en las personas, mientras no tengamos cada uno la voluntad y el coraje de crecer.














11/6/12

10/6/12

Pensamiento libre











Con todos los respetos y admiración, maestro: esos quincemayistas "orientadores" que no caigan en lo de siempre, en elaborar respuestas para los demás. Que cada cual construya sus propias preguntas, para que podamos hablar de pensamiento libre. Seguro que estará usted de acuerdo con esta apreciación, pues responde a una de las constantes de sus intervenciones.


9/6/12

Adiós a los que se quedan

El cabrero

Ser campesino es ser un hombre que produce, que no se sostiene sobre el hombro de otro hombre...

Hablo con metáforas porque en la universidad donde me he forjado las letras son muy menudas, y entonces le echo mano a las metáforas, que son como árboles de grandes, y largas como los ríos, y fuertes a la calor como las plantitas más sensibles.

En un pueblo de analfabetos como yo (la mayoría) no tenemos más libros que los hombres viejos...





"Esta película (documental) fue rodada en el año 1988 por una productora francesa con colaboración de una cadena de TV. Obtuvo el Premio Especial de la Crítica en el prestigioso Festival de la Rose d'Or de Montreux, fue emitido por cadenas de 43 países de 5 continentes. Canal Plus Francia compró luego los derechos y en Francia puede que haya sido emitida esta cinta más de 10 veces... Se le propuso a todas las cadenas que existían en España entonces y la rechazaron. En CANAL SUR, dijeron que NO ENCAJABA EN LA PROGRAMACIÓN.... Ahora podéis comprobar, hasta qué punto nuestro Cabrero ha sido vetado durante toda su carrera. ¿Os imagináis que esta cinta fuera sobre cualquier otra de las figuras del cante?"

Publicado en Youtube el 26/03/2012 por chililiflamenco



Un hombre estéril




Porque yo no puedo aceptar que el poeta sea un hombre estéril que huya de la vida para forjarse quiméricamente una vida mejor en que gozar de la contemplación de sí mismo.

6/6/12

lo más importante...

"La crisis pasará, por supuesto, pero lo hará a costa del sufrimiento de todos nosotros, porque, con la mitad del dinero que se pretende inyectar para que un banco esté lleno, se podría evitar el recorte en lo más importante que hay: la educación y la sanidad", ha concluido el novelista, quien reconoce que España "no está para melodramas".



El Público, 6-6-2012

3/6/12

Sevillanas indignadas, Jerez, aniversario y continuación 15M

La imaginación y la alegría, del lado de los que sueñan...










2/6/12

Bregaña - Alegría