18/12/11



Inicia la semilla
la ofrenda de su transformación
sin luz,
               en silencio.











¿Qué pudo
                     la palabra
                                         contra su erosión?
¿Qué pueden
                          sus cenizas
                                                sino cegar?
Concedamos sus lunas
                                          —restos de interrogantes—
al deshielo.

Cerca llega
                      una voz esquilmada.













Profundidad
                         de la nieve,
                                               nuestros ojos.

Todo muro,
                       caligrafía
                                          de sombras.







De Pavesas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario