25/1/16

LIBRERÍA CERVANTES




La librería Cervantes de Salamanca podría cerrar sus puertas en los próximos meses.







Como ejemplo de lo que estamos perdiendo, explicaré una anécdota significativa.
Hace mucho tiempo dejé unos ejemplares de Inercia de Arena en Cervantes. Ya me había olvidado de ellos cuando, años después, en una de mis rituales visitas a la ciudad (la familia sabía dónde encontrarme), al llegar a aquel pequeño escaparate, vi varios ejemplares de mi primer poemario ocupando un espacio privilegiado. Alguien a quien no tengo el gusto de conocer, había decidido sacar aquellos libros del rincón de poesía y concederles un tiempo de visibilidad a todas luces incomprensible desde el punto de vista comercial. 
Saquen ustedes sus conclusiones.
Por supuesto, sentí un profundo agradecimiento por aquel detalle absolutamente inesperado, a sabiendas de que no se venderían los libros.
Lo maravillosamente incomprensible, es lo que estamos perdiendo.





No hay comentarios:

Publicar un comentario