29/6/14

Te escucho

A José Hernando



He llegado a este puente
donde el Ebro se ensancha
y te escribo,
                     y me escribo,
frente al brazo que levanta una estrella.

El agua, ya serena,
pide al viento que gire
                                      y la entretenga
en el remanso
                         que la ciudad ignora.

Amenazan las nubes a lo lejos,
un verano que nace
con incipientes frutos abatidos.
Mas el agua persiste en sus reflejos,
se arremolina y pasa
                                   ajena a las murallas.

El Ebro,
con su sabor a tierras olvidadas
a las que diera nombre,
intuye ya el salitre
y, sin embargo,
                           fluye.
Sus destellos
                       evocan la mirada
de una joven que amamanta a su hijo.

Querido amigo,
este río presiente
                              que le esperan las aves,
la tierra fértil
                        que fue ganando al mar.

Querido amigo,
me encuentro
hablando con el Ebro
                                     y te escucho.


José Ángel Hernández
Tortosa, 25 de junio de 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario